Categorías

EL REY DAVID PIDIO A DIOS CALMAR UNA PESTE

El Ritual de York nos relata que el Rey David realizo fervorosas oraciones y jaculatorias que lograron apaciguar la ira de Dios, la cual detuvo una peste que diezmaba a su pueblo por haberlo contado inadvertidamente.

 Haciendo una lectura de la Sagrada Ley, en el Segundo Libro de Samuel, capitulo 24 resaltamos los siguientes versículos:

(1) Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese Ve, haz un censo de Israel y de Judá (2) Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con él Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz un censo del pueblo, para que yo sepa el número de la gente. (11) Y por la mañana, cuando David se hubo levantado, vino palabra de Jehová al profeta Gad, vidente de David, diciendo (12) Ve y di a David Así ha dicho Jehová Tres cosas te ofrezco tú escogerás una de ellas, para que yo la haga (13) Vino, pues, Gad a David, y se lo hizo saber, y le dijo ¿Quieres que te vengan siete años de hambre en tu tierra? ¿o que huyas tres meses delante de tus enemigos y que ellos te persigan? ¿o que tres días haya peste en tu tierra? Piensa ahora, y mira qué responderé al que me ha enviado (14) Entonces David dijo a Gad En grande angustia estoy caigamos ahora en mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas, mas no caiga yo en manos de hombres (15) Y Jehová envió la peste sobre Israel desde la mañana hasta el tiempo señalado y murieron del pueblo, desde Dan hasta Beerseba, setenta mil hombres (17) Y David dijo a Jehová, cuando vio al ángel que destruía al pueblo Yo pequé, yo hice la maldad ¿qué hicieron estas ovejas? Te ruego que tu mano se vuelva contra mí, y contra la casa de mi padre 18 Y Gad vino a David aquel día, y le dijo Sube, y levanta un altar a Jehová en la era de Arauna Jebuseo (19) Subió David, conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová (21) Y Arauna dijo ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? Y David respondió Para comprar de ti la era, a fin de edificar un altar a Jehová, para que cese la mortandad del pueblo (25) Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la peste en Israel.

Nosotros al igual que el pueblo Israelita, también somos sumamente desobedientes y no cumplimos los mandatos que Dios nos ha entregado, hacemos lo que como seres humanos pensamos que está correcto y hasta a veces obviamos sus sagradas leyes, lo que con justa razón vuelve a disgustar de Dios.

En estos tiempos tenemos sobre nosotros otra plaga, mediante la pandemia que nos está azotando, esto debido a que el pueblo se alejado de Dios y todavía nos preguntamos ¿Por qué nos está pasando esto?

Ahora bien, los Masones al igual que el Rey David, como iniciados en los misterios sagrados, debemos también interceder por nuestro pueblo, es hora que pongamos en práctica fervientes oraciones que nos salgan del corazón, pero de un corazón arrepentido y humillado por nuestras desobediencias y las de nuestra sociedad, debemos realizar oraciones jaculatorias como David, empleándolas para pedir perdón y ayuda divina para que pueda aplacar esta peste.

Es nuestro deber moral de intermediar por nuestros familiares, amigos y sociedad ante el Padre de Bondad para que esto llegue a su fin, pues somos los indicados para hacerlo teniendo la seguridad que seremos escuchados, debemos levantar altares de perdón y quemar el simbólico incienso de la clemencia, asumiendo las atribuciones que nos da ser masones consagrados y dedicados al servicio de Dios.

Hagámoslo en la soledad de nuestras almas, sin que nadie nos vea, solos nosotros en armonía directa con la Fuente de la que emana el Amor, reconozcamos que hemos fallado y que estamos arrepentidos sabiendo que Dios misericordioso oirá nuestros ruegos y pondrá su mano sanadora sobre la humanidad entera, donde están los que más queremos de esta forma cumpliremos con el sublime pacto que contrajimos con Dios por intermedio de la Masonería, el día que tocamos y se nos abrió las puertas.

Que Así Sea

M:.M:. Victor Alatrista Ch.

Integración Nº 44

Vistas:
311
Categoría:
General · York

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *