Categorías

El Regreso a Jerusalén

Porque he aquí, vienen días, dice Jehová, en que traeré de nuevo la cautividad de mi pueblo Israel y Judá, dice Jehová; y haré volver a la tierra que di a sus padres, y poseerán eso.» Jeremías XXX 3

Hemos llegado ahora a esa parte de la historia del cautiverio Babilónico que se alegoriza en las ceremonias finales del Grado del Arco Real. Y aquí podemos observar incidentalmente, que la misma analogía que existe en el Grado de Maestría con los misterios antiguos, también se encuentra en el Arco Real. El erudito Masónico, que está familiarizado con la construcción de estos misterios de los sacerdotes y filósofos paganos, es muy consciente de que inculcan mediante instrucción simbólica y alegórica, las grandes lecciones de la resurrección del cuerpo y la inmortalidad del alma. Por tanto, todos tenían un carácter fúnebre. Comenzaron con dolor, terminaron en gozo. La muerte o destrucción de algún personaje eminente, generalmente un dios, fue representada en los inicios de las ceremonias de iniciación, mientras que el cierre se ocupó en ilustrar, de la misma manera, el descubrimiento de su tumba, la recuperación del cuerpo, y la restauración de la vida eterna. La misma instrucción religiosa se imparte en la Maestría. Lo evidenciado de este hecho, es innecesario que lo demostremos aquí. Será evidente de inmediato para todo Masón que esté suficientemente familiarizado con el ritual de su orden.

Pero ¿no es igualmente evidente que el mismo sistema, aunque bajo un velo más grueso, se conserva en las ceremonias del Arco Real? Hay una resurrección de lo que ha sido enterrado, un descubrimiento de lo que se había perdido, un intercambio de lo que, como el alma, está destinado a ser permanente. La vida que pasamos en la tierra no es más que un sustituto de la gloriosa que vamos a pasar en la eternidad. Y es en el sepulcro, en las profundidades de la tierra, donde el corruptible se viste de incorrupción, donde el mortal se viste de inmortalidad, * y donde el sustituto de esta vida temporal se cambia por la bendita realidad de la vida eterna.

El intervalo al que aludimos en la última conferencia, y que está ocupado por el cautiverio de los judíos en Babilonia, ha terminado, y la alegoría del Arco Real se reanuda con la restauración de los cautivos a su hogar.

Quinientos treinta y seis años antes de la era cristiana, Ciro emitió su decreto para el regreso de los judíos. Al mismo tiempo, les devolvió todos los vasos sagrados y los ornamentos preciosos del Primer Templo, que había sido llevado por Nabucodonosor y que todavía existían.

* 1 Corintios XV. 53

En el mismo año, cuarenta y dos mil trescientos sesenta judíos repararon desde Babilonia y las ciudades vecinas hasta Jerusalén. Los líderes de estos fueron Zorobabel, Josué y Hageo, de los cuales, ya que desempeñan una parte importante en la historia de este evento registrado en el Arco Real, nos corresponde hablar más particularmente. * Zorobabel era, en ese momento de la restauración, poseedor de la autoridad real entre los judíos, como príncipe del cautiverio y descendiente de la casa de David, y como tal asumió en Jerusalén el cargo de rey. Era el hijo de Salatiel, que era el hijo de Joaquín, el monarca que había sido depuesto por Nabucodonosor y llevado a Babilonia. Era el amigo íntimo de Ciro y, de hecho, es.

Supuso que fue principalmente a través de su influencia que el monarca persa fue inducido a decretar la liberación de los cautivos.

Josué, el Sumo Sacerdote, tenía, como Zorobabel, derecho a su cargo por el reclamo indiscutible de descendencia directa de la antigua jerarquía. Era hijo de Josedec y nieto de Seraías, que había sido el Sumo Sacerdote cuando Nabucodonosor tomó Jerusalén.

De Hageo, el Escriba, pero se sabe poco en lo que se pueda confiar. No sabemos nada del lugar o el momento de su nacimiento, pero se supone que nació en Babilonia durante el cautiverio. Fue el primero de los tres profetas que florecieron después del cautiverio, y sus escritos, aunque pocos (tan pocos, de hecho, que algunos teólogos han supuesto que la mayor parte de ellos ha perecido), todos se relacionan con la construcción del segundo Templo. El Oficio de Escriba, que es el que le fue asignado en el Grado de Arco Real, fue de gran importancia en la economía judía. Los estudiantes de segundo año o Escribas constituían, dice el Dr. Beard, ** un cuerpo de hombres instruido, organizado, muy estimado y de gran influencia, reconocido y apoyado por el estado. Eran eruditos en las leyes y era su deber exponerlos a la gente. Horne*** dice que el Escriba parece haber sido el secretario de estado del rey y, como tal, haber registrado todos los actos y decretos. Es, tal vez, en esta capacidad que debemos suponer que Hageo reclama un lugar en el Gran Consejo del Arco Real.

Zorobabel, asistido por estos consejeros, procedió a organizar a sus seguidores de tal forma que les permitiera atravesar de la manera más segura y rápida el largo y peligroso camino de Babilonia a Jerusalén, al último lugar al que llegaron después de un viaje de cuatro meses, en el 22 de junio de 535 años antes del nacimiento de Cristo.

El primer objetivo del líder judío era, bien podemos suponer, proporcionar los medios de refugio para las personas que lo acompañaban. Llegamos irresistiblemente a la conclusión de que para este propósito se consideró necesario erigir tiendas de campaña para su vivienda temporal. Aunque Jerusalén era extensa y populosa al comienzo del cautiverio, después de la despiadada devastación de su implacable conquistador, difícilmente podría haber retenido los medios suficientes para el alojamiento conveniente de las cincuenta mil almas que fueron llevadas repentina e inesperadamente dentro de sus muros. Por lo tanto, las tiendas de campaña ofrecían viviendas toscas y temporales, hasta que, con el paso del tiempo, se pudieran erigir edificios más importantes.

* En el ritual inglés del Arco Real, Esdras y Nehemías se agregan al número de escribas. ** In Kitto’s Cyclop. Of Bib. Literat. Art. Scribe. *** Introduction to Crit. Stud. And Know! Of Script. Vol III p. 98.

Lo siguiente fue restaurar los antiguos sacrificios y servicios religiosos y, con este fin, proporcionar un lugar de culto temporal hasta que se pudiera completar el Segundo Templo. En consecuencia, unos meses después de su llegada, se reunieron en Jerusalén y celebraron la Fiesta de las Trompetas, y unos días después, la Fiesta de los Tabernáculos. Probablemente fue la celebración de esta última observancia, así como la necesidad y conveniencia de la medida, lo que llevó al Gran Consejo de líderes a la construcción de un Tabernáculo Temporal cerca de las ruinas del antiguo Templo, cuya existencia es tan familiar a nosotros de las tradiciones y ceremonias del Arco Real.

Habiendo así amoblado viviendas para los obreros y un edificio sagrado para la celebración de sus ritos religiosos, nuestras tradiciones Masónicas nos informan que Josué, el Sumo Sacerdote, Zorobabel, el Rey y Hageo el Escriba, se sentaban diariamente en consejo para diseñar planes para los obreros y para supervisar la construcción del nuevo Templo, que, como un ave fénix, surgiría de las cenizas del anterior.

Es este período de tiempo en la historia del Segundo Templo, que se conmemora en la parte final del Arco Real. Se comienzan a remover las ruinas del Templo antiguo, y se colocan los cimientos del Segundo. Josué, Zorobabel y Hageo están sentados en concilio diario dentro del Tabernáculo; Grupos de judíos que no habían salido de Babilonia con la mayoría bajo el mando de Zorobabel, están subiendo continuamente a Jerusalén para ayudar en la reconstrucción de la casa del Señor.

Durante este período de laboriosa actividad se produjo una circunstancia, a la que se alude en el ritual del Arco Real. Los samaritanos deseaban ayudar a los judíos en la construcción del Templo, pero Zorobabel rechazó de inmediato sus proposiciones. Para comprender la causa de esta negativa a recibir su cooperación, debemos por un momento darnos cuenta de la historia de este pueblo.

Las diez tribus que se habían rebelado contra Roboam, hijo de Salomón, y que habían elegido a Jeroboam por rey, cayeron rápidamente en la idolatría, y habiendo elegido la ciudad de Samaria como su metrópoli, se efectuó una separación completa entre los reinos de Judá e Israel.

Posteriormente, los Samaritanos fueron conquistados por los Asirios bajo el mando de Shalmanezer, quien llevó a la mayor parte de los habitantes al cautiverio e introdujo colonias en su lugar desde Babilonia, Culta, Ava, Hamat y Sefarvaim. Estos colonos, que asumieron el nombre de Samaritanos, trajeron consigo, por supuesto, el credo y las prácticas idólatras de la región de la que habían emigrado. Los Samaritanos, por lo tanto, en el momento de la reconstrucción del Segundo Templo, eran una raza idólatra * y, como tales, aborrecibles para los judíos. Por lo tanto, cuando pidieron permiso para ayudar en la obra piadosa de reconstruir el Templo, Zorobabel, con el resto de los líderes, respondió: «No tenéis nada que ver con nosotros para edificar una casa a nuestro Dios; pero nosotros juntos edificaremos para el Señor Dios de Israel, como nos lo ha mandado el rey Ciro, rey de Persia”.

** ** Esdras, IV. 3. Quizás no eran del todo idólatras, aunque la idolatría era la religión predominante. El reverendo Dr. Davidson dice de ellos: «Parece que la gente era una raza mixta. La mayor parte de los israelitas habían sido llevados cautivos por los Asirios, incluidos los ricos, los fuertes y los que pudieron portar armas. Pero los pobres y los débiles se habían quedado. El país no había sido tan completamente despoblado como para no poseer ningún israelita. La escoria de la población, en particular los que parecían incapaces de prestar un servicio activo, no fueron llevados por los vencedores. Con ellos, por lo tanto, los colonos paganos se incorporaron. Pero los últimos eran mucho más numerosos que los primeros, y tenían todo el poder en sus propias manos. El remanente de los israelitas era tan inconsiderable e insignificante que no afectaría en ningúna medida, las opiniones de los nuevos habitantes. Como el pueblo era una raza mixta, su religión también asumió un carácter mixto. En ella, la adoración de ídolos se asoció con la del Dios verdadero. Pero la apostasía de Jehová no era universal. Ver el artículo Samaritans in Kitto’s «Cyclopaedia of Biblical Literature.»

De ahí que, para evitar la posibilidad de que aquellos Samaritanos idólatras contaminen la obra santa con su cooperación, Zorobabel consideró necesario exigir a todos los que se ofrecían como ayudantes en la empresa, que dieran una información precisa de su linaje, y demostrar que era descendiente (que ningún Samaritano podría ser) de aquellos fieles Giblemitas que trabajaron en la construcción del Primer Templo.

Fue mientras los obreros estaban ocupados en hacer las excavaciones necesarias para sentar los cimientos, y mientras seguían llegando números a Jerusalén desde Babilonia, que tres viajeros agotados y fatigados, después de caminar con dificultad por los caminos ásperos y tortuosos entre las dos ciudades, se ofrecieron al Gran Consejo como participantes dispuestos en el trabajo de construcción. Quiénes eran estos forasteros, no tenemos medios históricos para descubrirlos; pero hay una tradición Masónica (titulada, quizás, con poco peso) de que eran Hananías, Misael y Azarías, tres hombres santos, que son mejor conocidos por los lectores en general por sus nombres Caldeos de Sadrac, Mesheck y Abednego, como habiendo sido milagrosamente preservada del horno de fuego de Nabucodonosor.

Sus servicios fueron aceptados, y de sus diligentes trabajos resultó ese importante descubrimiento, cuya perpetuación y preservación constituye el gran fin y diseño del Grado del Arco Real.

Esto pone fin a la conexión de la historia de la restauración con la del Arco Real. Las obras se suspendieron poco después como consecuencia de las dificultades que los Samaritanos pusieron en el camino, y se dieron otras circunstancias que impidieron la terminación definitiva del Templo durante muchos años posteriores al importante descubrimiento al que acabamos de aludir. Pero estos detalles van más allá del Arco Real, y se encuentran en los Grados Superiores de la Masonería, como el Caballero de la Cruz Roja y el Príncipe de Jerusalén.

Vistas:
243

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org