Categorías

EL OPTIMISMO

«El optimista ve de la rosa, la rosa y el pesimista la espina» (Kahlil Gibran) Es tiempo de dejar de quejarnos. De dejar de malgastar nuestro tiempo siendo idealistas y empezar a centrarnos en lo importante. Este día fue concedido como parte de esta maravilla que es la vida, una vida que todos nosotros tenemos el honor de tener y disfrutar. Recordemos que al igual que cualquier otro regalo, debemos estar agradecidos. Veamos cada día como una nueva oportunidad para estar agradecidos. A todo lo anterior se lo conoce comúnmente como actitudes de optimismo, pero ¿sabemos y comprendemos cabalmente el significado de ese término? Se conoce como optimismo a la actitud o tendencia de ver y juzgar las cosas en su aspecto positivo, o más favorable. La palabra optimismo es de origen latín “optimuus” que significa “muy bueno” o “buenísimo”. El término optimismo fue elaborado por el filósofo alemán Leibniz, y se popularizó por el filósofo y escritor Voltaire en la obra “Candide ou l`Optimisme”, en el año 1759. Como tal, el optimismo es una actitud que permite valorar positivamente cada circunstancia que vive el individuo, por lo que permite al individuo afrontar los obstáculos con ánimo y perseverancia. En filosofía, el optimismo es visto como un sistema filosófico que consiste en atribuir al universo la mayor perfección posible, como obra de un ser infinitamente perfecto. Por otro lado, el término optimista apunta a todo aquel ser humano que tiende a ver las cosas o personas en sus aspectos más positivos y agradables. Los sinónimos de optimismo son confianza, tranquilidad, seguridad, certeza, convicción. En el área de psicología, el optimismo es la actitud del individuo que ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo de las personas y las circunstancias. El optimismo es una actitud positiva que el ser humano escoge ante una problemática o difícil situación por la cual atraviesa en un momento determinado de su vida. El ser optimista permite observar en las cosas o situaciones malas, oportunidades y desafíos para crecer como ser humano, aprender de los errores, y adquirir impulso para continuar en la lucha de su objetivo. La persona optimista está llena de seguridad, capacidad, convicción, y transmite tranquilidad ya que siempre observa el lado positivo de la cosas, y se moviliza por buscar solución al problema. El optimismo va acompañado de la esperanza que

posee cada individuo en cada una de sus acciones para enfrentar lo malo de la vida, en forma positiva, poniendo todo el esfuerzo, y energía para superar las adversidades u obstáculos que se presentan en el camino para alcanzar su fin. Por todo lo anteriormente expuesto, creo que vale la pena que en este mes de la primavera, de la renovación anual de la naturaleza en si misma como un ejemplo de perseverancia y continuidad ante los seres humanos, cambiemos nuestra manera de ver la vida y de aceptar sus dificultades como valiosa parte de ella y de nuestra personal formación, y para ello me permito transcribir algunos pensamientos y actitudes prácticas de vida cargados de optimismo y de positividad para encarar nuestro día a día. Hoy, cuando me desperté, me dí cuenta que hoy es el mejor día de mi vida. Hubo días en los que me pregunté si sería capaz de hacerlo: ¡pero lo hice! Y porque lo hice, voy a celebrar. Hoy voy a celebrar la increíble vida que tengo. Los logros, las muchas bendiciones, y tal vez hasta inclusive las molestias….porque me han servido para ser más fuerte. Voy a empezar este día con la cabeza en alto y el corazón contento. Voy a maravillarme con los regalos de Dios: El rocío de la mañana, el sol, las nubes, los árboles, las flores, los pájaros, el día y la noche. Hoy nada de lo que conforma esta milagrosa y perfecta creación, me pasará desapercibido. Hoy, deseo y me propongo compartir este entusiasmo ante la vida con otras personas. Trataré de hacer sonreír a alguien. Voy a hacer un acto de bondad inesperado con alguien a quien ni siquiera conozco. Hay le daré un cumplido sincero a alguien que esté deprimido. Le enseñaré a un niño lo especial que es y le diré lo mucho que significa para mi. Hoy voy a dejar de preocuparme por las cosas que no tengo y voy a empezar a ser agradecido por las maravillosas cosas que Dios me ha dado. Es lo mínimo y quizás lo máximo que puedo hacer ante la perfección e inmutabilidad de la creación. Recordaré que preocuparme es una pérdida de tiempo, porque el plan divino me asegura que todo va a estar bien, y hoy antes de ir a la cama, saldré y levantaré los ojos al cielo, para apreciar la belleza de las estrellas, de la luna, y entonaré cánticos de felicidad y dicha por estos magníficos tesoros. Finalmente cuando recueste mi cabeza sobre la almohada, miraré hacia atrás para echarle un vistazo al dulce recuerdo de mi día. Esta noche voy a dormir como un niño excitado con las expectativas, porque sé que mañana va a ser el mejor día de mi vida. No puedo esperar a que sea mañana para ver las sorpresas que hay preparadas para mi y confío en tu, amable lector(a), tengas razones para pensar lo mismo. “Se agradecido cuando estés cansado y fatigado, esto significa que has hecho la diferencia”

SAFO

Vistas:
158
Categoría:
General

No se permiten comentarios.