Home > General > EL NÚMERO 60

EL NÚMERO 60

Y casi sin pensarlo llegamos al quinto año de publicaciones donde tuvimos el atrevimiento y la oportunidad de editar 60 números de la Revista Digital denominada Escuadra y Compás. Años en los que dimos cabida a diversas acepciones detallando palabras que en algunos casos las usamos a diario sin percatarnos realmente de su significado, y en otros que están siendo paulatinamente incorporadas a nuestros vocabularios con atisbos de entendimientos en su aplicación, más por imitación o moda que por real comprensión de las mismas.

Hablamos de paciencia, perseverancia, crisis, resilencia, entropía, tolerancia, caridad, amor fraternal, coherencia, agresividad, desapego, solidaridad y otra serie de virtudes que debieran adornar no solamente el vocabulario de todos nosotros, sino fundamentalmente su aplicación real y completa en nuestro diario accionar.

En estos últimos meses vividos a medias por las medidas sanitarias de cuarentena obligatoria impuestas en el mundo entero, se ha hablado mucho del “cambio” y la necesidad de que la humanidad entera haga un verdadero y profundo cambio en su manera de vivir y existir en el futuro, si es que éste existe para el planeta y para los que sobrevivan de la pandemia actual.

Siguiendo a nuestros escritores y analistas que presentamos en el anterior número, un japonés Byung-Chul Han y un israelita Yuval Noah Harari, podemos colegir que el cambio ya no será una opción, sino una necesidad y que éste deberá darse desde los niveles más simples del pensar y actuar del ser humano como individuo, hasta llegar a los niveles más complejos de organización de la sociedad en sus aspectos de vivencia, economía, política, salud, familia, diversión y conocimiento o educación en general.

En un mundo y días no muy lejanos nos deberemos enfrentar a una nueva serie de retos diferentes y hasta angustiantes, desde superar la muerte hasta la creación de la inteligencia artificial.

Qué deberemos hacer cuando quedemos desempleados y sin la opción actual de elegir pareja, presidente, trabajo o estudio y todo sea reemplazado por la inteligencia artificial instalada en nuestro celular que no solamente nos informa, sino guía y ordena que, cuando, como y donde debemos estar y actuar? Habrá una selección natural de los nuevos humanos como productos de un diseño inteligente desarrollado por una sociedad dirigida por la nueva religión de los datos?

Dicen que en poco tiempo ya no tendrá sentido pensar siquiera en comprar un coche nuevo ya que los futuros automóviles autónomos reemplazarán a todos los ahora existentes ya que éstos se conducirán solos y nos llevarán y regresarán a nuestros puntos de partida y finalización, con mayor seguridad, menores costos y por supuesto en un tremendo ahorro de tiempo y energía. Dicen también que no tiene sentido en la actualidad que los jóvenes bachilleres estudien abogacía pues ya existe un software completo que responde y asesora a cualquier cliente con un 99% de confiabilidad y certeza en las leyes vigentes a nivel mundial.

 Para completar una trilogía de eruditos a los dos anteriormente citados, mencionemos al norteamericano Dr. Robert Goldman quien hace tres afirmaciones contundentes:

  • El software se interrumpirá en la mayoría de las industrias tradicionales en los próximos 5 a 10 años.
  • Uber es solo una herramienta de software, no poseen coches y ahora son la compañía de taxis más grande del mundo.
  • Airbnb es ahora la mayor empresa hotelera del mundo, aunque no posee ni una propiedad.

Al margen de todo lo anterior también se afirma que la salud, la energía limpia, barata e inagotable y la aparición y avasallamiento tecnológico de las impresoras 3D, cuyos precios han variado desde $US 18,000.00 hacen diez años a $US 400.00 en la actualidad y se prevé que bajen aun más en el futuro inmediato hará una realidad, desde “fabricarse individualmente” un zapato a medida, hasta la construcción de edificios completos, con mayor seguridad, rapidez y economía.

Todos estos cambios que lógicamente influirán en demasía en el enfoque de la educación, oportunidades laborales y modos de vida, además de alcanzar la tan buscada longevidad segura y sin cargas estatales, originan que los que aun podemos detenernos a pensar y racionalizar lo señalado, nos veamos impelidos a tomar determinaciones urgentes e inmediatas, ya que en la espera de la inútil duda radicará nuestra supervivencia y futuro existir.

Por todo esto es necesario agradecer a todos y cada uno de los lectores por su tiempo, análisis y lectura de cada uno de los artículos publicados en estos 60 números, deseando que los mismos y en especial los descritos en esta columna hayan sido de su utilidad y beneficio, así sea de simple reflexión y empuje dinámico para un futuro cambio de paradigmas y maneras de pensar y actuar.