Home > General > EL ATAÚD

El nuevo Venerable Maestro de un pequeño pueblo pasó los primeros cuatro días haciendo visitas personales a cada uno de los miembros, invitándolos a asistir a su primera reunión de la logia.

El jueves siguiente, la logia estaba casi vacía. En consecuencia, el Venerable Maestro colocó un aviso en los periódicos locales, declarando que, debido a que la Logia estaba muerta, era deber de todos darle un entierro masónico decente.

El funeral se llevaría a cabo el siguiente lunes por la tarde, según el aviso.

Una gran multitud, morbosamente curiosa, acudió al «funeral». Frente al Altar, vieron un ataúd cerrado, cubierto de flores.

Después de que el Capellán pronunció el elogio, abrió el ataúd e invitó a los Hermanos a acercarse y presentar sus respetos finales a su logia muerta.

Llenos de curiosidad sobre lo que representaría el cadáver de una «Logia muerta», todos los Hermanos se alinearon ansiosamente para mirar en el ataúd.

Cada «doliente» se asomó al ataúd y luego rápidamente se apartó con una mirada culpable y tímida. En el ataúd, inclinado en el ángulo correcto, había un gran espejo.

Recuerda la obligación que todos tomamos.

Asiste y apoya a tu logia.