Categorías

Discursos del SARJ

Discurso Histórico

Compañeros, hay tres épocas en la Masonería que merecen peculiarmente su atención, a saber, los períodos retrospectivos de la Primera o Santa Logia; de la Segunda o Sagrada Logia; y de la Tercera, o Gran y Real Logia.

La Primera, o Santa Logia, fue inaugurada en el tercer mes después del éxodo de los israelitas de su esclavitud en Egipto, por Moisés, Aholiab y Bezaleel, en Tierra Santa al pie del Monte Horeb en el desierto del Sinaí. Aquí el Todopoderoso se había revelado previamente a Moisés, hablándole desde la llama de fuego en medio de la zarza, y le había comisionado Su alto embajador; de ira y destrucción contra Faraón y su pueblo, pero de liberación y libertad para la Casa de Israel; y le había dicho: Ciertamente estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te envío: cuando hayas sacado al pueblo de Egipto, servirás a Dios en este monte. De acuerdo con esta promesa (y en cumplimiento de esta señal), las huestes de Israel estaban ahora reunidas para ofrecer sus acciones de gracias al Altísimo por su liberación señal de las manos de los egipcios. Aquí, por segunda vez, el Todopoderoso había hablado con Moisés “cara a cara” como un hombre habla con un amigo, y durante su maravillosa estadía de cuarenta días y cuarenta noches en la montaña, le había dictado las formas de esos misteriosos prototipos, el Tabernáculo y Arca de la Alianza. Aquí fueron entregadas las Tablas de la Ley Sagrada, “esculpidas por el dedo de Dios”, que contienen esos sublimes y completos preceptos del deber religioso y moral, los Diez Mandamientos; y aquí también fueron dictadas por la sabiduría infalible del Altísimo esas formas peculiares de política civil y religiosa, que al separar a los hebreos de todas las demás naciones consagró a Israel a sí mismo como una generación escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo peculiar. Esta Logia se llevó a cabo en el mismo lugar donde Moisés había estado cuando vio por primera vez la llama de fuego en medio de la zarza; y Moisés dijo: “Ahora me desviaré, y veré este gran espectáculo, por qué la zarza no se quema”. Y el Señor dijo a Moisés: «No te acerques aquí, quítate el calzado de tus pies, porque el lugar en que estás es Tierra Santa». Por esta razón, y porque aquí la Santa Ley fue entregada por primera vez al pueblo, la distinguimos como Primera o Santa Logia.

S.R.I., H.R.T. e H.A.B. presidieron la Segunda, o Sagrada Logia, que se abrió en el Santo monte Moriah, sobre el terreno donde estaba a punto de erigirse el Lugar Santísimo, y donde, en la época del Segundo Templo, se reunió posteriormente el solemne Sanedrín. Aquí, en un tiempo anterior, Abraham había demostrado su fe incomparable, al colocar a su hijo, su único hijo, una víctima destinada en el Altar de su Dios. Aquí, mientras la tierra estaba ocupada como la era de Araunah el Jebuseo, David había ofrecido hasta el sacrificio mediador con el que se detuvo la plaga; y aquí también recibió a través del profeta Natán, la promesa de que uno de su descendencia construiría una casa para el Nombre de Dios, una promesa ahora a punto de cumplirse en ese magnífico Templo, que pronto sería completada por su ilustre hijo. En este lugar Dios había declarado especialmente que establecería su Nombre Sagrado para siempre; por lo cual la denominamos Segunda o Sagrada Logia.

La Tercera, o Gran Logia y Real Logia, también se llevó a cabo en Jerusalén, y fue inaugurada poco después de la restauración de los judíos de su cautiverio en Babilonia, por Z. príncipe del pueblo, H. el profeta, y J. el hijo de Josedech el Sumo Sacerdote. En este tiempo, el poder real fue restaurado en cierta medida, en la persona de Z. al linaje real de David, y la tribu principesca de Judá; y desde ese tiempo no quiso un hombre que se sentara en el trono de su padre David, hasta la destrucción de Jerusalén por los Romanos bajo Tito, en el año setenta de la era cristiana; verificando así la predicción de Jacob en Egipto, que el cetro no se apartaría de Judá, ni un legislador de entre sus pies hasta que llegara Shiloh.

Para conmemorar esta restauración, nosotros, en cada Capítulo del A.R., reconocemos la representación de la Gran y Real Logia de Jerusalén, y de Z.H. y J., quien la presidió, en las personas de nuestros Tres Principales, que llevan solidariamente esos nombres. Nuestros dos Escribas, llamados respectivamente E. y N., representan a esos dos antiguos Compañeros que llevaban esos nombres E. el fiel y erudito Escriba en la Ley de Dios y N. el copero del Rey, quienes fueron fundamentalmente instrumentales en la restauración de los judíos de su vida de cautiverio en Babilonia, y en la reconstrucción del Templo y la Ciudad Santa. El P.M. y sus dos Asistentes representan a los tres fieles Moradores por quienes los S…s del A.R. fueron recuperados. Por este servicio fueron recompensados ​​con asientos en el augusto Sanedrín, una asamblea o consejo que consta de setenta y dos de los Gobernantes o Ancianos del pueblo, que están aquí representados por el resto de los Compañeros ahora presentes.

Discurso Simbólico

Compañeros, las formas, los símbolos y los ornamentos de la Masonería del AR, y los ritos y ceremonias actualmente en uso entre nosotros, fueron adoptados por nuestros antiguos Compañeros en la construcción del Segundo Templo. Los retenemos con el propósito de mantener en nuestras mentes los medios por los cuales nuestros S…s fueron recuperados, y también para preservar en nuestros corazones aquellas lecciones de moralidad tan fuertemente inculcadas en los diversos Grados de nuestra Orden, y que nosotros, como miembros de este exaltado Grado, estamos especialmente obligados a practicar.

La forma de cada Capítulo del A.R., cuando está debidamente organizado, se aproxima, hasta donde las circunstancias lo admiten, al del verdadero Arco Catenario. Esto toma su nombre de Catina, una cadena; y que una cadena flexible de longitud razonable, si se cuelga de sus dos extremos, caerá en la forma mencionada como forma del Capítulo, es decir, dos lados rectos y un extremo circular. Con este arreglo conservamos la memoria de ese santuario abovedado en el que fueron depositados nuestros S…s; y de la naturaleza impenetrable de esta, la más fuerte de todas las formas arquitectónicas, aprendemos la necesidad de proteger nuestros misterios de la profanación mediante el secreto más inviolable. También tipifica esa adhesión a la Orden y ese espíritu de unión fraternal, que han dado energía y permanencia a la institución de la Masonería, permitiéndole sobrevivir al naufragio de poderosos imperios y resistir la devastadora mano del tiempo. Así como los miembros subordinados del verdadero Arco Catenario gravitan naturalmente hacia el centro, o Piedra Angular, que comprime y consolida toda la estructura, así se nos enseña a mirar hacia arriba con reverencia y a someternos con alegría a toda autoridad legalmente constituida, ya sea por nuestra moral, gobierno civil o Masónico.

Las Tres Piedras Clave del Arco están representadas por los tres Moradores. del Capítulo, porque, así como los S…s contenidos en la cámara abovedada solo podrían haber sido recuperados sacando sus tres piedras angulares, así no se puede obtener un conocimiento perfecto de los S…s de este grado exaltado que pasando por las Tres Sillas de los Moradores.

En este Grado reconocemos Seis Luces: a saber, Tres Menores y Tres Mayores. Las Tres Luces Menores representan la Ley y los Profetas; y por su número nos remitimos a las Dispensaciones Patriarcal, Profética o Judicial y Monárquica, por las cuales pasó sucesivamente la nación hebrea. Las Tres Luces Mayores representan la Palabra Sagrada en sí misma, y ​​por su número aluden al Poder Creador, Sustentador y Destructor del Todopoderoso. Estas luces se colocan en forma de triángulo equilátero; cada una de las menores, como verá, biseca una línea trazada entre dos de las mayores, subdividiendo así el triángulo grande en tres menores en sus extremos, y formando de ellos mismos un cuarto en el centro, todos iguales y equiláteros. Este arreglo tiene una correspondencia geométrica con la misteriosa Triple Tau, que forma dos ángulos rectos en cada una de sus líneas exteriores, y otros dos por la unión de esas líneas en el centro, siendo dos ángulos rectos iguales a los tres ángulos de un triángulo.

La Joya que llevan los Compañeros de la Orden combina un cierto número de ángulos que, al examinarlos, se encontrarán iguales a los ángulos de las Seis Luces y de la Triple Tau, respectivamente.

La Banda que usan los Compañeros de la Orden es un emblema sagrado que denota la luz, combinando sus dos colores principales, púrpura y carmesí, cuyos colores también se entrelazaron en el Velo del Templo. Su forma irradiada significa Justicia templada con Misericordia; por lo tanto, se considera un emblema apropiado de la dignidad y el poder reales.

Los Estandartes sobre las doce varas representan las doce tribus de Israel, y son figurativas de las bendiciones peculiares otorgadas a cada uno de los patriarcas por su padre Jacob, quien, antes de su muerte en Egipto, las reunió para ese propósito, como encontramos registrado en el capítulo cuarenta y nueve del Génesis.

Los cuatro Estandartes principales representan los Estándartes de las cuatro divisiones del ejército de Israel. Sus Dispositivos unidos formarán la figura de esa maravillosa criatura viviente que fue vista por el profeta Ezequiel a orillas del río Quebar, combinando las formas que esos Estandartes representan individualmente; a saber, un hombre, un león, un buey y un águila, un hombre para personificar la inteligencia y el poder señorial; un León para representar fuerza y ​​dignidad; un Buey para denotar paciencia y asiduidad; y un Águila para mostrar la prontitud y celeridad con que siempre se ejecuta la voluntad del Todopoderoso.

Los Blasones o Distintivos en los tres Cetros denotan respectivamente los Oficios Real, Profético y Sacerdotal. Estos símbolos de Oficio se confieren siempre a quienes tienen derecho a recibirlos de una manera particular, y van acompañados de la posesión de secretos peculiares.

El V.L.S., la Escuadra y el Compás, se conservan tanto en este Grado como en la Masonería Simbólica, y con los mismos usos: el V.L.S. para regir y gobernar nuestra fe, y sobre el cual Juramentar a nuestros Candidatos; la Escuadra y el Compás unidos, para regular nuestras vidas y acciones.

La Espada y la Paleta fueron adoptadas por los Masones del A.R. para conmemorar el valor de nuestros antiguos Compañeros, que ayudaron en la construcción del Segundo Templo; porque leemos que trabajaron con una Paleta en la mano y una Espada al costado, a fin de estar listos, mientras realizaban la obra de construcción, para defender el Templo y la Ciudad Santa de los ataques no provocados de sus enemigos; con esto han dejado una lección sagrada e impresionante para los siglos venideros, que, junto a la obediencia debida a la autoridad legalmente constituida, una resistencia viril y decidida a la violencia ilegal es uno de los primeros deberes sociales.

La Pala, la Picota y la Palanca pueden denominarse las herramientas de trabajo de este Grado, habiendo sido los implementos con los que los tres fieles Moradores fueron equipados para preparar los cimientos del Segundo Templo. La Pala para limpiar la tierra y los fragmentos del edificio anterior; la Picota para soltar las piedras; y la Palanca para apalancar. Estos los espiritualizamos así: El trabajo de la Pala nos recuerda el estado mortal en el que el cuerpo es depositado en la tumba en el entierro; el golpe de la Picota nos recuerda el sonido de la última trompeta cuando la tumba será abierta y entregará a sus muertos; y la Palanca, que es el emblema de la rectitud, tipifica la postura erguida en la que el cuerpo se levantará en ese terrible día para encontrarse con su tremendo pero misericordioso Juez. Así, las herramientas de trabajo de este Grado nos enseñan, no solo a contemplar el final de esta nuestra existencia mortal, sino también a mirar hacia adelante con esperanza esa vida mejor que está por venir; y que sin embargo y dondequiera que se disponga de los restos del cuerpo después de la muerte, podamos esperar, con santa pero humilde confianza, que tanto el cuerpo como el espíritu finalmente se levantarán a la vida inmortal y eterna.

Discurso Místico

Compañeros, el conocimiento místico de este Grado comprende las formas y las explicaciones de los diversos Signos, la naturaleza e importancia de la Palabra Sagrada, y las ceremonias tradicionales utilizadas para compartir y comunicar nuestros Secretos en la Masonería del A.R. Hay cinco signos en este Grado, que se corresponden en número con los C.P.D.L.F., en los cuales el M.M. está instruido. Pero mientras que esos C.P.D.L.F., y los correspondientes Signos del Tercer Grado, nos remiten simplemente a los deberes relativos que nos debemos mutuamente como FM, los Signos de este Grado, tomando un rango más amplio, marcan de manera peculiar la relación que tenemos con el Todopoderoso, como criaturas que ofenden su justicia, pero todavía hijos reconocidos de su misericordia.

Los Signos en este Grado son, primero, el Signo Penal; segundo, el Signo de Reverencia o Salutación; tercero, el Signo Penitencial o Suplicatorio; el cuarto, el Signo Monitorial; y el quinto, el Signo Fiduiciario.

Si se pone de pie, lo demostraré y lo copiará.

El primero, o S.P., se da así. Es el único signo en la Masonería con el que estamos familiarizados hasta ahora, que se da exclusivamente con la M. I.

El Signo de Rev. o S.l.t.c.n. se da colocando la M.I. sobre la frente y la M.D. sobre el Corazón así.

El S. P.n.t.c.l. o S. S.p.l.c.t.r.o. se da arrodillado y con las manos unidas y dirigidas hacia arriba.

El S. M.n.t.r. se da colocando las Manos ciñéndose los ijares y los pulgares al frente y las palmas de las manos hacia adentro, con la cadera hacia adelante, lo que implica una posición de indefensión.

El S. F.d.c.r. se da inclinando levemente el cuerpo hacia adelante, extendiendo ambos brazos con las palmas hacia abajo. Estamos en esta posición, como si estuviéramos en la tierra.

Si ahora está sentado, se los explicaré con más detalle.

El S.P. marca nuestra Obligación, y tiene la intención de recordarnos la caída de Adán y la pena de muerte que conlleva para toda su posteridad. La acción misma (se hace el Signo) indica que los tercos y desobedientes serán cortados de la tierra de los vivos por los juicios de Dios, así como la cabeza es separada del cuerpo por la espada de la justicia humana.

El Signo de Rev. o S.l.t.c.n., nos enseña a inclinarnos con asombro y reverencia ante el estrado de nuestro Creador Todopoderoso. En esta posición estaba Moisés cuando el Todopoderoso le habló desde las llamas de fuego en medio de la zarza; porque leemos que “Moisés escondió su rostro, porque tenía miedo de mirar a Dios”. Por lo tanto, colocó su mano izquierda sobre su frente (se hace el Signo) para cubrirse del resplandor de la presencia del Todopoderoso, y puso su mano derecha sobre su Corazón en señal de obediencia a la voluntad de su Hacedor.

Esta posición también fue asumida accidentalmente por el Primer Morador cuando, en su segundo descenso a la bóveda, levantó el velo del rostro del altar. Para leer la inscripción, colocó su mano derecha sobre su frente para cubrirse del brillo de los rayos del sol y cuando vio la Palabra Sagrada hizo este Signo de Fidelidad y Secreto. El S. P.n.t.c.l. o S. S.p.l.c.t.r.o. denota ese estado de ánimo y corazón humildes, sin el cual nuestras oraciones y oblaciones de alabanza no pueden encontrar aceptación en el trono de la Gracia, ante el cual, ¿cómo debería presentarse una criatura frágil y descarriada del polvo, más que arrodillada y con sus manos dirigidas hacia arriba, señalando al mismo tiempo su humildad y contrición? (se hace el Signo). En esta postura devota, el padre de la raza humana se arrodilló primero ante Dios y bendijo al Autor de su ser, y de él su actitud devota en oración ha sido transmitida a sus descendientes a través de todas sus generaciones.

El S. M.n.t.r. nos recuerda la debilidad de la naturaleza humana y nos advierte que somos incapaces de ayudarnos a nosotros mismos o de resistir los poderes de las tinieblas, a menos que nos asista la ayuda que viene de arriba. En esta postura indefensa (se hace el Signo) reconocemos de inmediato nuestra debilidad y nuestra dependencia, y confesamos que no podemos hacer ningún bien ni un servicio aceptable, sino a través del poder fortalecedor y la misericordia del Altísimo, sin cuyo favor especial hubiésemos permanecido como siervos inútiles a sus ojos.

Adoptando, por último, la manera de nuestros antiguos Compañeros, los judíos y sus sacerdotes expiatorios, usamos esta forma externa de contrición y humildad, (se hace el Signo) como el quinto o S. F.d.c.r., como si quisiéramos pegarnos a nosotros mismos nuestros rostros sobre el polvo, de manera figurativa arrojándonos a la misericordia de nuestro Creador y nuestro Juez; todavía esperando con humilde confianza el cumplimiento de sus promesas de gracia, por las cuales esperamos ser finalmente admitidos al resplandor de su presencia y a los gozos que están a su diestra para siempre.

Las letras iniciales en el lado oeste del Pedestal representan los nombres de los Tres G.M. que presidieron la construcción del Primer Templo, a saber, S.R.I., H.R.T. e H.A.B. En su base verá la misteriosa Triple Tau. Se dice que esta es la marca o señal de la que habló el profeta Ezequiel, cuando, en su visión, vio al hombre vestido de lino, con el tintero del escritor a su lado; y el Señor le dijo: «Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y pon una señal en la frente de los hombres que gimen y claman por todas las abominaciones que se hacen en medio de ella», por lo cual por dicha marca fueron salvados de entre los que fueron cortados por su idolatría por los juicios del Altísimo. Por lo tanto, esto siempre se ha considerado la marca de la vida.

En la antigüedad, era costumbre que todo Masón Operativo pusiera su propia Marca en la piedra que había tallado, y que cada Supervisor de la obra pusiera su Marca en la parte del edificio que tenía bajo su supervisión. De acuerdo con esta costumbre, se esperaba que al finalizar el T.R.S., H.A.B., el Arquitecto Jefe, hubiera puesto su propia Marca en alguna parte visible del edificio; pero como consecuencia de su muerte prematura antes de que se terminara el Templo, se llegó a la conclusión de que no existía tal Marca. Sin embargo, cuando se hizo el descubrimiento de la cámara abovedada, y el altar y los personajes místicos grabados en su base debajo de las iniciales de los tres GM que presidían la segunda o Sagrada Logia, sin duda se entretuvo que la misteriosa Triple Tau era la Marca unida de los tres hombres distinguidos que, con sabiduría, fuerza y ​​habilidad para embellecer, habían planeado, erigido, embellecido y adornado el Templo.

La Palabra sobre el círculo es el nombre hebreo de Dios, ese Nombre Sagrado e Inefable o el Altísimo, que un hebreo piadoso difícilmente podría ser inducido a pronunciar o escribir, usualmente sustituyéndolo por la palabra Adonai, que en nuestra traducción se traduce Señor. Esta Palabra Sagrada es indicativa de la Eternidad, la Omnipotencia, la Omnisciencia y la Omnipresencia del Altísimo, el Dios Eterno, Incomprensible, Inmutable e Incambiable, que es el único que tiene Su Ser en y por Sí mismo, y que da a todos los demás su ser, de modo que Él era lo que es, es lo que fue, y será tanto lo que fue como lo que es, desde la eternidad hasta la eternidad, toda perfección actual que se origina en Su esencia. El círculo, que no tiene principio ni fin, es un símbolo apropiado de la eternidad del ser del Todopoderoso, que no tiene principio de días ni fin de años.

El Triángulo, en los días de Pitágoras, era estimado como el más sagrado de todos los emblemas, y cuando se tenía que administrar un juramento de mayor solemnidad de lo habitual, siempre se hacía sobre el Triángulo; y cuando se tomó así, nunca se supo de nadie que lo hubiera violado. El carácter Griego Delta se forma como un triángulo equilátero, y desde el carácter sagrado adjunto a la forma del Triángulo, este carácter siempre se llamó el Delta Sagrado. Los egipcios lo llamaron el Sagrado Número Tres, un número de Perfección. Fue objeto de culto entre ellos, como símbolo del Gran Principio de la existencia animada, que extiende su influencia a toda la materia creada. Lo llamaron Avolet y Aberowith, es decir, el Alma de la Naturaleza; pero nosotros, mejor instruidos, mirando desde la Naturaleza hasta el Dios de la Naturaleza, consideramos esto como otro símbolo de ese Ser Todopoderoso, por quien las operaciones de la Naturaleza son originadas, sostenidas y perfeccionadas.

Vistas:
82

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org