Categorías

CONCEPTOS, NOMBRES Y HECHOS RELATIVOS A LA MASONERIA

La Vida Masónica se desarrolla en la existencia completa diaria y perenne del Mason. La Orden enseña a sus miembros con símbolos de profundos significados. Algunos de ellos se relacionan con seres de la naturaleza, otros con sucesos históricos, muchos con personajes notables. Periódicamente mencionaremos a los símbolos.

LA ACACIA

Es una planta consagrada como símbolo en las ceremonias y espíritu de la Francmasonería. En la antigüedad crecía abundantemente en las cercanías de Jerusalén y era considerado un árbol sagrado. En la actualidad es común en la misma región por proporcionar un artículo muy útil como la goma arábiga.

En ese entonces, era una madera apreciada por los hebreos, por ello dispuso Moisés que se hiciera el Tabernáculo, Arca de la Alianza y la Mesa de los Panes en su deambular por el desierto. En el sistema místico de la Francmasonería simboliza: la inmortalidad del alma; la inocencia y finalmente es símbolo de la Iniciación.

La Acacia se consideraba una madera incorruptible; no expuesta al daño de plagas y agentes destructores. Por ello era símbolo de inmortalidad e incorruptibilidad y se la asociaba con el espíritu del hombre que siempre perdura y nunca muere. Aunque haya estado dentro el ataúd en la tumba, triunfa sobre la muerte y se levanta de entre los muertos pregonando su derecho a la vida perdurable y a la inmortalidad del alma.

Si la Acacia es colocada encima de la tumba de aquel que deja como legado su ejemplo bueno y sirve de modelo de enseñanza, está invitando a los hombres a imitar la inocencia y pureza del difunto. Cuando transportaban las cenizas del cadáver de Jacques de Molay, Jefe de los Caballeros Templarios a su tumba en el monte Heredom, colocaron sobre ellas la rama de Acacia.

En la antigüedad en las ceremonias y misterios religiosos había una planta diferente que representaba la ceremonia en particular. La Acacia fue la planta que siempre estaba colocada en todas las ceremonias de iniciación.

Se ha especulado que la cruz de Cristo era de Acacia, motivo mayor que da a esta planta un significado espiritual y especial.

La Acacia en Francmasonería tiene un simbolismo importante en varios grados. Su relación con la historia y tradición es muy fuerte y la expresión de una fórmula que incluye su mención representa el conocimiento que se tiene de la Orden.

ARCA DE LA ALIANZA

La Biblia habla del Arca que fue construida por Bezael en el desierto del Sinaí y acompañó al Pueblo de Dios en busca de la Tierra Prometida. Atesoraba las dos Tablas de la Ley, el Vaso de Oro que contenía el Maná del Cielo y la Vara de Aarón, hermano de Moisés. El diseño dimensiones y material de construcción fueron dadas por Dios a Moisés junto a las demás ordenanzas referentes al Tabernáculo o Santuario de Dios. Uno de los materiales para su construcción fue la Acacia, madera noble e incorruptible. El Arca estaba laminada interior y exteriormente con oro.

Tenía dos codos y medio de longitud. Uno y medio de ancho y otro de alto, rodeado de una cornisa de oro. En sus extremos laterales tenía 4 anillos de oro fundido a través de la cuales se introducía dos varas de madera forradas con oro para llevarlo en hombros.

Su cubierta también de oro, llevaba encima dos querubines dorados labrados a martillo colocados mirándose uno al otro con las alas extendidas que cubrían la cubierta. El Arca de la Alianza con su valioso contenido, es la historia del pueblo judío desde su deambular por el desierto; el establecimiento del estado judío; su resguardo dentro el templo del Rey Salomón hasta la caída de Jerusalén y la nueva esclavitud del pueblo judío en manos de los caldeos. En el segundo Templo edificado por Esdras y Nehemías ya no se hallaba el Arca. Desapareció en el tiempo de la esclavitud y se supone que fue destruida por los caldeos quienes se apoderaron del oro que tenía, y demás objetos de culto.

ARCA DE NOE

Fue mandada a construir por Dios para que Noé, su familia y todas las especies de animales se librasen del Diluvio Universal. Dios dio a Noé, las dimensiones, compartimientos y forma de esta especie de nave. Se construyó con maderas de cedro del Líbano.

A ella entraron Noé y su familia y las especies de animales cuando las cataratas del cielo inundaron con su agua la tierra y descendieron de ella después, se estima alrededor de un año, cuando la tierra estaba seca, las aguas del diluvio habían bajado y el arca estaba posada en el monte Ararat en Armenia.

ARCO IRIS

Se cuenta que al salir Noé y los que se salvaron del diluvio, se postraron 7 veces ante el Creador y levantando la vista distinguieron el Arco Iris que interpretaron como la reconciliación del cielo y la tierra.

ATAUD

Es una caja de madera donde reposan los restos mortales del extinto para inhumarlo. Simboliza el destino corporal reducido a estrechos límites de una sepultura. Es una enseñanza contra la soberbia; para quienes dedican la existencia a la satisfacción y búsqueda de los placeres materiales y carnales.

En la masonería es el símbolo de la muerte del vicio, de la maldad en el Mason, quien renace a la nueva vida de virtud, verdad, de bien, de justicia.

BELLEZA

Es una de las columnas de la Masonería. Las otras son la Fuerza y la Sabiduría. Está  representada por la columna de orden Corintio y por el Segundo Vigilante situado al Sur. Representa a la Belleza porque el sol se muestra en toda su belleza cuando pasa por el sur o mediodía.

SAN JUAN BAUTISTA

Este Santo fue tomado como patrón de las sociedades de constructores romanos convertidos al Cristianismo. Por este motivo los masones lo adoptaron como una figura especial en la masonería más que como un precursor de Jesucristo.

LA CONDENA CATOLICA

Clemente XII, Papa de la Iglesia Católica, emitió en 1738 la Bula de excomunión contra la Francmasonería. Fue reiterada por el sucesor Papa Benedicto XIV en 1751, condenando a los Masones. El Papa Pío VII promulgó el 13 de septiembre de 1821 el documento Ecclesiam a Jesu Christo. En él, entre otras cosas, se ratifica la excomunión a los Francmasones, por su conspiración contra la Iglesia y el Estado. En 1960 se produjo un movimiento de tolerancia de la Iglesia Católica hacia la Masonería, en los tiempos que asume el cardenal Ángelo Roncalli el Papado con el nombre de Juan XXIII. En 1962 se desarrolla el Concilio Vaticano II, en el cual las intervenciones de Monseñor Sergio Méndez Arceo pedían que se tratara la actitud de la Iglesia con la Masonería. Hubo voces para modificar la posición de la Iglesia levantando el veto de la autoridad eclesiástica. No prospero.

El 26 de noviembre de 1983 la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigida por el entonces Prefecto Cardenal Joseph Ratzinger, futuro Papa, emitió una Declaración sobre la Masonería firmada por el Papa Juan Pablo II; confirmando el juicio negativo de la Iglesia Católica sobre la Masonería. Se prohibía a los fieles católicos, afiliarse a las Logias Masónicas, bajo la pena de caer en pecado grave y no poder comulgar.

Los argumentos de la Iglesia Católica en los que se apoya la condena a la Masonería son los siguientes:

La expresión masónica GRAN ARQUITECTO DE UNIVERSO es una relativización de DIOS que hace imposible un acto de fe, tal como entiende la Iglesia Católica.

Los Masones no solamente profesan el laicismo sino también el anticlericalismo, oponiéndose filosófica, doctrinal y políticamente al Cristianismo y a sus propagadores. Promocionan leyes y antivalores cristianos ejemplo el aborto, quitar signos religiosos en las escuelas, favorecer al homosexualismo.

El secreto Masónico viola la libertad del Masón. El iniciado desconoce a la Orden a la que entra y luego queda condicionado e instrumentalizado a futuras estrategias que ignora en su iniciación. Al existir corrientes regulares e irregulares dentro la Masonería y aceptadas por ella, el iniciado no sabe a cuál está entrando si es una logia masónica regular o en alguna organización parecida o pseudo-masónica, las cuales en muchas ocasiones son de carácter ilegal.

El Constructor

Vistas:
189
Categoría:
General

No se permiten comentarios.