Categorías

COMPORTAMIENTO

Hay gente que (solo) habla mal de los demás.
En el fondo, todo el mundo sabe lo perjudicial que es dedicar buena parte de tu tiempo a hablar mal de los demás. Se aprende poco, se evoluciona aún menos, se perjudica la salud y nos pone en riesgo, porque cuando uno se descubre … las consecuencias son desastrosas.

Una denuncia educada y en el lugar adecuado, resulta ser una crítica constructiva y para aliviar a quienes se sienten agraviados. Una conversación esclarecedora con alguien que ha tenido un conflicto, obra milagros, además de poder decirle la verdad al cónyuge o amigo, sin importar cuánto cueste o pueda hacer que la relación se tambalee.
Para desahogarse con una persona de confianza, es asegurarse de que el tema no gana dimensión y mucho menos comentarios fuera de contexto. ¡Pero esto no es un chisme! Es una necesidad humana desahogar algo que sentimos y que queremos mejorar. Cuando informamos de un episodio que nos sucedió, estamos tratando de entender qué sucedió y de encontrar un «espacio» dentro de nosotros para algo nuevo. Sin embargo, es necesario elegir muy bien a quién se dirige este arrebato, con la idea de que todo se pierda e incluso se desvíe del camino equivocado.

Hablar mal de los demás es una adicción que se instala en muchos grupos, y la mayoría de sus miembros se asocia rápidamente con problemas de fractura y en contra de alguien. Estas personas sienten la necesidad de mostrarse mejor que los demás, por lo que se unen para criticar a quienes quieren masacrar.

Al mismo tiempo, también es común que las personas “adictas” a hablar mal, sientan la necesidad de comentar y quejarse en cualquier circunstancia, hasta el punto de dejar de medir las consecuencias de sus actos. Estas personas hablan mal de su propia familia, cónyuge, amigos y conocidos, todo porque se ha vuelto costumbre «simplemente hablar mal».
Las personas adictas a hablar mal, sienten un profundo alivio cuando «descargan» esa energía con alguien. No importa con quién, es necesario dejar ese mal pensamiento, esa información recopilada en alguna parte, pero que golpea a alguien ferozmente.
Hay que tener en cuenta que, este deseo de detonar al otro, puede dejar un sabor amargo en la boca y un regreso inesperado, por lo que es mejor pensar con mucho cuidado en lo que se dice y a quién se le hace el comentario.

Si esta es la intención del hablante, poco se piensa en las emociones del objetivo de esta “violencia” producida por los chismes, por lo que, un día “el hechizo se vuelve contra el brujo”.

La necesidad de hablar mal siempre resulta de un sentimiento negativo, ya sea por la envidia del otro, bien por la frustración de no poder tener o ser, o porque el otro te amenaza de alguna manera.
Jefferson Alves

«Son las desafortunadas criaturas las que se quejan constantemente». Estas personas son inseguras y encuentran en hablar mal de los demás una fuente de seguridad.

“Las quejas constantes pueden hacer que alguien que en secreto se siente vulnerable parezca fuerte y capaz de resistir todo”. Y añadiendo que hablar mal de los demás es ocultar lo que nos avergüenza y quiere fingir que no existe. «

Como lo negativo atrae negatividad, hablar mal no solo daña las relaciones con los demás, sino también la salud y el bienestar.

“Quejarse y hablar mal puede ser una forma de envidia, que finalmente socava nuestra confianza en nosotros mismos y nuestro ego. Esta práctica puede dominar tu vida, perjudicar el sueño y el tiempo libre, además de provocar cansancio, ansiedad y miedo, y el aislamiento también será una realidad para quienes acaben estando solos ”.

H.: Jefferson Alves EA Masón.

Vistas:
84
Categoría:
General

No se permiten comentarios.