Categorías

¿Ceremonia de pase, por qué ese nombre?

Hugo A. Ramirez Añez, PM Yotaú 77 Gran Logia de Bolivia

Cuando se presentó la ocasión de adecuar la denominación de la ceremonia por la cual se obtiene el segundo grado en masonería en el sistema inglés, se vio evidente que no podía ser llamada “aumento de salario” por muchos motivos, siendo el principal que simbólicamente en el sistema de los antiguos, el aprendiz no recibía salario alguno, siendo esta una cualidad exclusiva de los compañeros lo cual es mucho más evidente al observar el ritual de avance del grado de Maestro Masón de la Marca, que tiene una relación directa con la explicación de la plancha de trazar del segundo grado al final de la ceremonia en cuestión.

The Ceremony of Passing, es el término oficial usado en Inglaterra para la ceremonia del segundo grado, la cual tiene una traducción literal como “Ceremonia de pasamiento” o mucho más fonéticamente agradable “Ceremonia de Pase”. El asunto es que, para algunos hermanos este término en nuestra lengua materna española suena ajeno y extraño, escuchando propuestas de denominarla ceremonia de ascenso, avance, elevación, aumento de grado y varias más que implican la ascensión de un grado a otro, o la nueva condición más elevada del compañero sobre el aprendiz, sin embargo, es justamente el nombre en inglés lo que nos indica que no busca afirmar ese ascenso, sino, como en el tercer grado, afirmar el fin de la ceremonia que es distinto.

Para entender esto tenemos que remontarnos, como ocurre frecuentemente en el sistema inglés, al origen de la masonería y en especial en este caso al origen del grado de compañero, considerando que en 1717 solo había dos grados el aprendiz entrado y el compañero del oficio, de entre los cuales se elegía al único Maestro de la logia, lo que hoy llamamos Venerable Maestro. A este aspecto Alberto Moreno Moreno en su artículo “Historia del Actual Grado de compañero” dice “Tras un período en que la nueva Gran Logia de Londres y Westminster no era muy conocida y su número de miembros se había mantenido estable, su popularidad aumentó. La Gran Logia estaba formada por las cuatro logias fundadoras, así como por un número indeterminado de masones no adscritos a ellas (Masones de San Juan era la perífrasis empleada para ellos), pero no transcurrió mucho tiempo hasta que el número de profanos que solicitaba admisión creció de manera notable. Entonces se planteó por primera vez la posibilidad de crear nuevas logias. Desde el punto de vista actual esto no reviste dificultad alguna, pues es algo perfectamente normalizado que hacemos con cierta frecuencia. Pero en 1721 nunca se había hecho, y esto suponía una expansión en las competencias por parte de la Gran Logia que necesariamente invadía la soberanía de las cuatro logias fundadoras. No obstante, la Gran Logia asumió que sería preciso crear nuevas logias, y se dispuso a adaptar la normativa. Conocemos las fechas de casi todas las que se fundaron posteriormente.

Pero la potestad de crear nuevas logias fue minuciosamente restringida. Sólo podía hacerlo el Gran Maestro, ya fuese en persona o por medio de un representante debidamente autorizado. La constitución de cada nueva logia era notificada a las demás, y su primer Maestro debía contar con el visto bueno del Gran Maestro y ser instalado por él con motivo de la Consagración de la logia. Además, los Estatutos de Anderson de 1723 incluyeron una Regulación XIII que obligaba a que los Aprendices únicamente fuesen pasados a Compañeros / Maestros en la asamblea de la Gran Logia que tenía lugar de manera trimestral. Si tenemos en cuenta que el Venerable Maestro de la logia debía ser elegido de entre los Compañeros, resulta obvio que la Gran Logia tenía un poder casi omnímodo. Esta legislación se mantuvo durante dos años, y realmente no se conserva documentación que acredite que esta ceremonia de Instalación de Maestros se llevase a cabo (aunque sin duda se realizó). Pero es justamente en el período en que esta normativa está vigente cuando empieza a surgir un nuevo grado que se situará entre la admisión a la Orden (Aprendiz) y la parte de Compañero o Maestro. 

Con la Regulación XIII en vigor, las logias londinenses se hallaban faltas de Compañeros, situación que se agravaba en el caso de las logias periféricas, a las que les resultaba imposible, por la distancia y las malas comunicaciones, acudir a la Gran Logia para pasar a sus nuevos Compañeros o Maestros. Sin embargo, se encontraban con el problema acuciante de que los Estatutos exigían que los oficios de Venerable Maestro y los dos Vigilantes estuviesen ocupados por Compañeros. 

Para solventar el requisito de que únicamente los Compañeros podían ocupar la Veneratura o las Vigilancias, lo que hicieron las logias fue crear unos Compañeros virtuales que en realidad eran una escisión del grado de Aprendiz Entrado. El grado de Aprendiz quedaba dividido en Aprendiz y Compañero, mientras el anterior grado de Compañero, que incluía el Levantamiento del Maestro, pasaba a denominarse definitivamente grado de Maestro Masón.”[1]

Originalmente, la ceremonia denominada DE PASE, era la única que se realizaba fuera de la iniciación que en muchos casos era originalmente solo la transmisión de la palabra del masón y la instalación del Maestro, que no se hacía en la Premier Lodge y solo fue exigida por las logias de los Antiguos, de modo que en dicha ceremonia el aprendiz PASABA a ser un masón activo con derecho propio a ganar su propio salario, donde se le entregaban sus propias herramientas y podía ya actuar con derecho como igual en la Logia, se trataba de un PASE de un estado a otro, de la asunción plena de derechos y de una membresía completa al gremio (craft), de una aprobación o satisfactorio cumplimiento de un examen, algo semejante a la aprobación de una tesis hoy día para la obtención de un título.  Empero el nombre podría haber cambiado al aparecer el tercer grado en los albores del siglo XVIII pero se mantuvo con un nuevo concepto, en esta figura el V. Hno Harland, PM, Logia No. 1679, explica que La ceremonia se titula “De Pase” porque se relaciona con la fase intermedia de la experiencia a través de la cual todo aspirante que se esfuerza por perfeccionarse a sí mismo debe pasar antes de poder calificar para el último grado de desarrollo al que conduce el sistema de Masonería”[2] es decir que el espíritu del nombre de la ceremonia del segundo grado, está relacionado al  necesario PASE intermedio entre el aprendiz y el maestro, y no así en un ascenso de grado. En otras palabras, es una ceremonia de tránsito, intermedia, de PASE, que no por ello debe ser despreciada, sino que la denominación simplemente refleja lo que es, muy acorde al pragmatismo inglés.

En conclusión, si bien el nombre es, como ocurre en muchos casos, una rememoración de la masonería operativa y/o primitiva especulativa, tiene un justificativo actual y es verdad que puede parecer poco pomposo y hasta casi “corriente” pero guarda el espíritu de la ceremonia lo que implica una verdad, respetando el espíritu de la masonería basado en el amor fraternal, socorro y verdad.


[1] https://masoneriaantigua.blogspot.com/2020/09/historia-del-actual-grado-de-companero.html Alberto Moreno Moreno, Masonería Antigua, septiembre, 2009.

[2] dirección https://www-skirret-com.translate.goog/archive/dormer/ceremony_of_passing.html?_x_tr_sch=http&_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=nui,sc   W. Bro. RAL Harland, PM, Logia No. 1679, The Ceremony of Passing

Vistas:
1069
Categoría:
Emulación · General · Marca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org