Categorías

Carta a un aprendiz masón

¿Hay algo que les hubiera gustado que les dijeran durante su paso por el primer grado? Desde el inicio del procedimiento de ingreso a nuestra institución hasta el momento en el que un aprendiz da el siguiente paso al grado de compañero; el aprendiz se enfrenta a diversos conflictos personales y colectivos. Por eso hoy quisimos darle un giro diferente a las publicaciones informativas con esta carta dirigida a un aprendiz masón, ojalá que les guste.

Aprendiz, comenzaste tu camino por el mundo del simbolismo, ese gran sendero que recorre las más intrincadas y tortuosas veredas.

Aquí te encuentras, parado frente a lo desconocido; no sabes lo que te espera del otro lado de esa puerta y aunque estés a punto de saberlo; el miedo recorre tu cuerpo por una simple razón, la ignorancia. Pero no te preocupes, el miedo a lo desconocido es una cuestión bastante normal y que vivirás a lo largo de tu camino como masón.

Todos hemos estado en donde te encuentras ahora y créeme cuando te digo que muchos se quedaron en el camino, pues debes entender una cosa. La masonería no es para todos, algunos dirían que es un grupo selecto y posiblemente tengan razón porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.

Aprendiz Masón ¡Cuidado!

Pero no te confundas, el ser masón no te hace una mejor persona sólo por el hecho de pertenecer a la institución; más bien representa un reto y una enorme responsabilidad. No todos los que pertenecemos a la masonería somos capaces de representar dignamente a la institución de 300 años que llevamos en nuestros hombros.

Durante mi camino, que puede ser largo para algunos y corto para muchos, he conocido a muchos hermanos; hice buenos amigos y claro que algunos «enemigos» involuntariamente.

A esto te enfrentas también, no todo es color de rosa, existirán hermanos que no aguantes y hermanos a los que no les caigas muy bien, pero esto es normal, hasta en las mejores familias hay conflictos.

Lo importante de estos conflictos es que no te enganches y que sepas que a pesar de las diferencias que se puedan presentar en el camino no dejamos de ser hermanos y si en algún momento necesitamos unos de otros, ahí estaremos para volar en nuestra ayuda.

Si tuviera que darte algún consejo es que dudes, duda siempre de lo que te dicen los demás hermanos de tu logia, duda de lo que investigues y sobre todo duda de quién crees que eres. Porque esa persona está a punto de desaparecer para siempre. Sí, serás una persona diferente a partir de este momento, no sé si una mejor o peor persona, eso ya dependerá de ti.

Frente a ti tienes la oportunidad de convertirte en la mejor versión de ti y por último quisiera decirte que jamás intentes impresionar a otras personas. Eso es ser hipócrita trata de impresionar a la persona que ves frente al espejo cada mañana; impresiona a tu entorno y jamás intentes ser como alguien más, sé la mejor versión que puedas ser de ti mismo.

al vez estos consejos puedan hacer que tu camino por la fraternidad humana más difundida del mundo sea algo más tranquilo, porque fácil te garantizo que no lo será.

Ah y una última cosa; los anillos, las joyas y los mandiles, son adornos, estos elementos no hacen al masón y sobre todo no definen quién es mejor. Úsalos con orgullo y con precaución porque al ponerte un distintivo de la orden tendrás una gran responsabilidad con tu entorno; pues para el mundo serás la imagen de lo que nuestra orden es o no es.

Vistas:
233
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org