Categorías

CADENA DE UNIÓN

Por: Alfredo Sánchez Villanueva:

Tratando de desentrañar algo del origen de la Cadena de la Unión y su significación, he de mencionar que “jalando” algunos hilos de la madeja de la historia, tal parece que la Cadena se remonta a la época del trabajo operativo de la construcción de catedrales europeas; en donde al parecer los Compagnonnage (compañerismo) fueron quienes realizaron  por  primera  vez  este  tipo  de  prácticas.  Es  de  señalar  que  los  Compagnonnage  eran  un  grupo  de trabajadores  agrupados colectivamente con diferente especialidad (carpinteros, talladores, herreros, zapateros, etc.)  cuyo  propósito  era  el  apoyo  económico,  la  protección  laboral,  la  educación  y  la  transferencia  de conocimientos entre todos sus miembros. Y lo más interesante es que nunca llegaron a existir en Inglaterra. 

Los símbolos de la Masonería y del Compañerismo son muy diferentes, aunque contienen algunos elementos comunes. El Compañerismo existió en la época de oro de las Catedrales y su principal organización fue a través de las corporaciones donde se clasificaron a sí mismos en Aprendices, Oficiales y Maestros, los aprendices trabajaban las piedras, los oficiales tallaban la madera y los maestros trabajaban los metales. Y la planeación de su trabajo era mediante lo que ellos llamaban tours por toda Europa, principalmente en la zona de lo que hoy es Francia, Alemania y Bélgica, de ellos viene la expresion conocida como “Le Tour de France”. 

Con el cisma religioso de Lutero, mismo que cundió por toda Europa, en el año 1655 mediante un edicto de los Doctores  de  la  Universidad  de  París,  obligo  a  los  Compagnonnage  a  certificar  la  existencia  de  rituales  no controlados por las autoridades religiosas y; en 1685 con la revocación del Edicto de Nantes, conllevo a una división interna del Gremio; tanto en protestantes y católicos y, con el triunfo del catolicismo en Francia, obligó a la parte protestante a unirse bajo el amparo y protección de las logias operativas y; “desarrollar” ritos de oración común, los que a su vez; al parecer fueron incorporados gradualmente a las logias operativas, como bien lo pudo ser la Oración de todos los hermanos en cadena y en unión (Salmo 133). 

La acción que realizan los masones de tomarse las manos con los brazos entre cruzados a la altura del pecho de todos los integrantes del taller alrededor del cuadro de la logia (del Zenit del Ara) y entorno a los tres pilares de la Sabiduría, Fuerza y Belleza, momentos antes de clausurar los trabajos, se le conoce como el rito de la Cadena de la Unión. Esta acción se sugiere que formaba parte integral del trabajo de las logias operativas al igual que el ágape posterior y, que de algún modo su uso fue suprimido o limitado con el paso del tiempo.

Con el surgimiento de las logias especulativas, el Cuadro del piso de Logia que muchas obediencias anglosajonas aun utilizan, representa la logia (el cosmos);  mismo que los franceses sustituyeron al adornar físicamente los talleres masónicos con estos elementos, colocando la Cadena de la Unión o la Cuerda de Nudos (lazos de Amor) en lo más alto del salón de la logia y respetando el piso dentado (ajedrezado) como alusión directa (como es arriba es abajo) a la fraternidad masónica, pues “es el amor fraterno la fuerza que concilia los contrarios y resuelve todas las oposiciones en la unidad del Principio”. El entrelazamiento de manos y brazos representa la unión de los eslabones  y  su  unidad en torno  a sus Grandes  Luces  (Escuadra,  Compas  y  Volumen  de  La  Escritura  Sagrada) símbolos representativos de la Fraternidad (Salmo 133) y nunca deben faltar ninguno sin los otros al momento de la apertura, desarrollo y clausura de los trabajos.

Dicha  Cadena  de  unidad  debe ejecutarse  invariablemente en  el  Nivel  (primer  piso)  que es  el  lugar  donde  se despliega el concepto de la Igualdad, la unión y medición (Nivel, Plomada y Escuadra) de todos los eslabones del taller. Estas tres herramientas están representadas y a ellas es mi referencia, en las Joyas móviles que portan las Dignidades  del  taller  al  acudir  al  acto  de  entrelazamiento.  Finalmente  las  tres  columnas  que  representan  la Libertad o si se prefiere la trinidad característica del Hombre creado en libre albedrío: Fuerza (lo físico, el cuerpo, los sentidos, órganos, esqueleto, etc.), Sabiduría (lo mental, el alma, pensamientos, ideas, emociones, instintos, etc.) y Belleza (Lo espiritual, la conciencia, el discernimiento, la intuición, etc.).

Existen cadenas de unión naturales dentro del mismo Universo, como son la cadena de átomos en la materia, la cadena del ADN en la genética, etc. Pero continuando con la tradición del Compañerismo, este rito de índole religioso, tomó un giro fundamental en el ritualismo interno de las sociedades secretas. Bajo la promesa de que “ahí donde dos o tres se reúnen en mi nombre allí estoy yo”, dicha unión que más que unión es la unicidad iniciática para elevar una plegaria siempre de alto contenido espiritual al Gran Arquitecto del Universo, o bien ya sea para transmitir la palabra perdida, o para realizar cualquier acto de Comunión entre todos los hermanos “juntos y en armonía…” según decreta el salmo 133. Con la “caída del sol”, la llegada de la “media noche en punto”, o bien “cuando las tinieblas invaden el santuario”, preciso es recoger el salario masónico de nuestros trabajos y retirarnos al recreo; no sin antes realizar los juramentos de discreción del grado. Y por último, elevar las plegarias de agradecimiento al G:.A:.D:.U:. como parte de una de tantas obligaciones para con Él.

Las individualidades, o mejor, la idea de lo individual y lo particular que cada componente de la cadena pudiera tener de sí mismo, desaparece como tal para formar un solo cuerpo que vibra y respira a una misma cadencia rítmica. La cadena de unión deviene así un círculo mágico y sagrado donde se concentra y fluye una fuerza cósmica y teúrgica que asimilada por todos y cada uno de los integrantes de la misma les permite participar del verdadero espíritu masónico y de su energía salutífera y regeneradora.”

Pero lo anterior no siempre ha sido así, con el paso del trabajo operativo al especulativo, surgieron los ritos y costumbres; los cuales con el paso del tiempo y la expansión por los lugares más diversos del mundo, en muchos Orientes masónicos fueron suprimidos los actos de la Cadena de la Unión, como por ejemplo en los Estados Unidos. Mientras que en algunas Logias de Inglaterra, aunque tampoco se acostumbra, en ocasiones se realiza no después de la tenida, sino que se efectúa después del Banquete y se realiza completamente diferente a los países latinos.  Aquí  en  ningún  momento  se  cruzan  los  brazos,  cada  participante  de  la  Cadena  los  abre  hacia abajo formando un triangulo, si consideramos que la cabeza es el vértice superior. La mano derecha toma la mano izquierda  del  hermano  cercano  que esta al  lado  derecho y  la mano  izquierda tomando  la  mano  derecha  del hermano a la izquierda, de tal manera que sobre cada hermano se forma una imagen de una escuadra y un compas.

En Francia, dentro del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, la Cadena de la Unión se efectúa en cada tenida, antes de cerrar el libro sagrado y antes de borrar el cuadro de logia, y habitualmente tienen dos maneras de realizarla, aunque siempre con el brazo derecho sobre el izquierdo y los pies formando una escuadra. La primera es cuando se recibe a un recién iniciado en el momento preciso en que regresa y se presenta en logia correctamente vestido.

La segunda manera es la que mayormente se acostumbra, con los brazos entrecruzados, y se efectúa en cada tenida; y ambas expresan la idea de la vida, que simboliza la transmisión y la energía creativa, donde la mano derecha transmite y la izquierda recibe y se “abre o se cierra” con las mismas manos, según sea el caso de la llegada o retirada de un eslabón.

Tratando de “concluir” un poco, es claro que la Cadena de la Unión solo es posible realizarla entre “eslabones” del mismo tipo. Originalmente estuvo destinada a realizarse entre Maestros que habían alcanzado la “iniciación” perfecta.  Lo cierto es que la Cadena de Unión Fraternal, renueva en Salud, Fuerza y Unión; a través de la virtud de cada hermano, la Salud Física, la Fuerza Moral y la Unión Espiritual del Templo material del que cada uno es responsable de consagrar y que ni la misma muerte podrá separar de cada verdadero iniciado.

Comparto unas estrofas del «Martín Fierro» poema del H:.Jose Hernández que dice: «Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan union verdadera, en ualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera”.

Vistas:
93
Categoría:
General

No se permiten comentarios.