Categorías

DEO GRATIAS

Los elementos que absorbemos en la comida vienen del espacio, e incluso del universo entero. Llegan hasta nosotros llenos de vida cósmica, y es importante para nosotros recibirlos con la conciencia de que ellos formarán la sustancia de nuestros cuerpos físico y psíquico.

Por tanto, es necesario estar muy vigilante, tanto más cuanto que este alimento, que se impregna de la vida universal, se impregna también de nuestras palabras, de nuestros sentimientos, de nuestros pensamientos. Aquél que come con ira, maldiciendo a los demás, echando pestes contra ellos, no sabe que está impregnando los alimentos de partículas envenenadas y que, absorbiéndolas, se envenena a sí mismo.


Para recibir todos los beneficios de la comida, es necesario trabajar para introducir en ella con el pensamiento elementos de luz y de eternidad.

O.M.A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org