Categorías

Aumento de Salario

Queridos HERMANOS

Cuando en esta Cámara, el Venerable delibera, y la Logia concede aumento de salario, a un hermano Aprendiz, en realidad, lo que le están proponiendo a este escolar Masón; es que realice el heroico esfuerzo, de comprender; como funciona la ley de retribución, en los distintos planos del Universo que habitamos.­

Lo que en el marco jurídico-laboral de nuestra organización social es un contrato, que se resuelve por consenso, que tiene como fin, retribuir el costo de la energía, consumida en el trabajo, y premiar la riqueza producida; en el campo metafísico, esta misma ley, retribuye en facultades, el esfuerzo creador del individuo.­

Así resulta entonces, el mismo pago pero en distinta especie, de modo que podemos inferir,que esta rara

y móvil urdimbre que llamamos la vida, y  cuyo soportes visibles son la ciencia y la filosofía; contiene en sus mallas, irritante pequeñez del hombre.­

Algunos soberbios ejemplares humanos, han podido ver ampliado este escenario, si nosotros quisiéramos, también podríamos intentarlo.­

Pero hay una actitud interior que es indispensable adoptar, como el gimnasta que se iza hasta el trapecio; y es la de comprender.­

Para esto, hay que situarse detrás del ruido y del artificio de las palabras. La arquitectura gramatical del lenguaje; (sustantivos-adjetivos-adverbios-pronombres, etc) está construida con ladrillos tridimensionales, y éstos, no permiten, por su densidad, ver en el plano causal, elevarse a su propia dimensión.­

Cuando un niño observa una abeja fundida con la flor en la que está libando, tiene todo su ser en suspenso, en silencio; está comprendiendo, no está pendiente del suceso que observa,­

estar pendiente, supone estar sujeto, colgado.­

El niño está viviendo la abeja y la flor; por eso comprende.­ Adoptemos pues esta actitud genésica, primigenia, de comprender.­

Quedemos solos, sin visitas, solos, desnudémonos y observemos esta realidad que somos. Estamos tan habituados a creer, que nuestra realidad es nuestro cuerpo, que nos resulta difícil saber, qué realidad somos.­

Pero hay que emerger de debajo de los escombros culturales y ver lo de adentro y comprender. Eso de adentro, es el SER, total, globalmente.­

Cuando decimos nosotros, nos referimos al cuerpo, y estamos constatando nuestra mitad deleznable, la de barro, la que retorna al polvo, cuando desfilamos, vuelto de espaldas, hacia el Oriente eterno.­

Si hemos roto esta identificación idolátrica con el cuerpo, hemos comprendido algo muy importante; la de la chispa, la del fragmento brillante que constituye el principio eterno, el hombre mismo.­

Somos distintos de lo que creíamos, ahora hemos de orientar la capacidad de comprender, hacia otra dimensión, la del espíritu.­

Esta dimensión del espíritu no es concebible por las elaboraciones de la mente común y utilitaria.­

Se necesita una herramienta especializada, de alta precisión; la intuición. Esta facultad se adquiere por espiritualización, y quien logra la fortuna de poseerla, tiene directo y libre acceso a la realidad, a la  verdad.

La intuición es galardón de la evolución ética del ser.

Este es el salario que se puede lograr en el ámbito masónico; el mas alto laudo que promete el pasaje de grado; un gigantesco esfuerzo, y una luminosa expansión de conciencia.

La intuición, no es una flor de los sentidos; es una potencia del alma, y se desarrolla ejerciendo la veneratura en el secreto de las cavernas, de este noble compañero, el corazón.

En el plano de las formas geométricas, para ver, solamente hay que mirar, pero en el plano de las causas, para ver, hay que comprender.

En este intento , de izarse hasta el trapecio, desde donde se puede ver el entorno, se entrena infatigablemente el Aprendiz, para merecer su salario, sirviendo a la Humanidad, en la gran Logia del Universo.

ISMAEL  AQUILES  SALINAS

JUAN FRANCISCO SANTOS 5081

MONTEVIDEO – URUGUAY

Vistas:
205
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org